Cuando son bebés

 
Son pequeñines vivaces y activos, aunque también combinan estas características con la tranquilidad y el pacifismo. Algunas veces, los encontrarás sonrientes y felices y, otras, estarán aburridos.
 
Son cuidadosos con sus juguetes y por lo general, se mantienen limpios y organizados.
 
Tienen facilidades para desarrollar un buen lenguaje desde muy temprano, aunque ante los extraños no hablan y se muestran tímidos.
 

Son muy obedientes, disciplinados, estudiosos y excelente compañía en el hogar. Siempre sentirás que desde que está pequeñín, tu bebé permanece atento a lo que pasa y siempre está presente para dar su apoyo.

 

Si se equivoca, sólo necesita que le expliques con calma lo que pasó y él prontamente corregirá su error.

 

Áreas en las que pueden destacarse

 

Psicología, diseño, historia, matemáticas, periodismo, idiomas y asesoría empresarial.

 

 

Rasgos de la personalidad

 

Se preocupa por estructurar sus pensamientos, siguiendo un orden lógico y analítico. Su mente siempre se dirige al detalle. Es ordenado, preocupado y servicial. Muy diligente, sus pensamientos son estructurados y siguen un orden lógico y analítico. Servicial, pulcro en extremo y muy astuto.

 
Escúchalo cuando habla y expone sus ideas, porque su sabiduría va más allá de los años que tenga.
 

Necesita estímulos para su imaginación y un gran espacio para moverse y crecer.

 
Son realistas, responsables y tienen gran sentido del humor.
 
Les gusta sentirse útiles y eficaces con lo que hacen.
 
 

Tips de astrología

 
Teniendo en cuenta que los aromas zodiacales ayudan a estimular el inconsciente y a despertar la intuición y los centros psicológicos de la personalidad de los seres humanos, ten muy presentes las siguientes esencias para cuando quieras darle a tu pequeñín el bienestar y equilibrio que se merece: Madreselva, palo de rosa y camelia.
 
Equilibra las energías de tu pequeñín vistiéndolo con colores marrones, dorados y cálidos. Tonos semi-verdes y rojizos son excelentes opciones.
 
                       
 

 
Volver al menu cuentos.
 

Pequelandia