Cuando son bebés

 
Son pequeñines curiosos y muy atentos a los que les rodea. Por lo general, necesitan de un ambiente amplio para moverse.
 
Aprenden rápidamente a hablar y a caminar.
 
Son muy traviesos, porque siempre quieren saber qué hay más allá. Se mantienen en permanente movimiento e inquietud y esto, a veces, puede desbordar tu paciencia.
 
Es importante que tengas a mano una buena biblioteca o que te prepares adecuadamente, para poder responder a las miles de preguntas que te hará tu Pequeñín. Desde temprana edad y por siempre querrán conocer el porqué de cada cosa. Si sabes resolver sus inquietudes, te ganarás su confianza y él siempre recurrirá a ti como amiga, consejera y guía.
 
 

Áreas en las que pueden destacarse

 

Periodismo, docencia, tecnologías de computación, relaciones públicas y política.

 

 

Rasgos de la personalidad

 

Por lo general, poseen muchos talentos. Esto mismo hace que quieran inscribirse en todos los cursos, que investiguen todo el tiempo y se inquieten por lo que les rodea.

 
Tienen grandes facilidades para expresarse y aprender algo nuevo. Es ideal que desde pequeños los inscribas en cursos de idiomas, en los cuales serán sobresalientes.
 

Pueden ser dispersos y tener dificultades para concentrarse, ya que todo puede robarse su atención.

 
Sus habilidades mentales y manuales saltan a la vista. Busca la manera de estimular su crecimiento y evolución en esos campos.
 
Si quieres tener su confianza, háblales siempre con la verdad.
 
Su mundo gira con base en la curiosidad y la comunicación.
 
 

Tips de astrología

 
Teniendo en cuenta que los aromas zodiacales ayudan a estimular el inconsciente y a despertar la intuición y los centros psicológicos de la personalidad de los seres humanos, ten muy presentes las siguientes esencias para cuando quieras darle a tu pequeñín el bienestar y equilibrio que se merece: Jacinto, hinojo, narciso y jara.
 
Equilibra las energías de tu pequeñín vistiéndolo con colores como el amarillo brillante y ocasionalmente el naranja brillante.
 
             
 

 
Volver al menu cuentos.
 

Pequelandia