Cuando son bebés

 
Desde pequeños manejan un gran magnetismo y una fuerza de atracción que a toda su familia llama la atención.
 
Son traviesos, emotivos, sensibles e inteligentes. Les gusta tocar y conocer todo lo que está a su alrededor.
 
Necesitará que le enseñes a ser considerado con las personas débiles, a que aprenda a perder, a respetar la autoridad y a perdonar cuando alguien se equivoque con él.
 
Son muy comprensivos. No debe sorprenderte que alguna vez te pase que cuando estés preocupada, él te abrace fuertemente para tratar de hacerte olvidar las tensiones.
 
Le atrae todo lo prohibido, así que debes tener cuidado con aquellas cosas que le niegas o le quitas, porque crearás mayor curiosidad en él y más ganas de saber más sobre ellas.
 
 

Áreas en las que pueden destacarse

 

Lógica, matemáticas, psiquiatría, medicina, investigación y deporte.

 

 

Rasgos de la personalidad

 

Son personas brillantes, con gran sentido común e ideas innovadoras.

 
Su personalidad es atrayente y agradable a la mayoría de las personas. Son totalmente fieles a su familia y a sus seres queridos. Con el resto de las personas pueden ser bastante escépticos.
 

Sienten la necesidad de llegar a lo más profundo de lo que le pasa y lo que les sucede.

 
Son apasionados con lo que hacen y con lo que les gusta. Tienen buena concentración y perspicacia. Además, su independencia y vitalidad hacen que las personas tengan hacia ellos una gran admiración o un cierto temor.
 
Son personas de realizaciones plenas y totales. No les gusta dejar nada a medias o iniciar proyectos y dejarlos a medio camino. Por el contrario, son perfeccionistas y les gusta llevar todo hasta el final que esperan.
 
 

Tips de astrología

 
Teniendo en cuenta que los aromas zodiacales ayudan a estimular el inconsciente y a despertar la intuición y los centros psicológicos de la personalidad de los seres humanos, ten muy presentes las siguientes esencias para cuando quieras darle a tu pequeñín el bienestar y equilibrio que se merece: Melisa, lima, orégano y copaiba.
 
Equilibra las energías de tu pequeñín vistiéndolo con colores como el rojo, el gris plata o el negro, o si te parecen algo bruscos, actívalo con velas de estos mismos colores.
 
             
 

 
Volver al menu cuentos.
 

Pequelandia