Al abuelo no le es nada fácil distinguir las dos hermanas gemelas, la Rosa y la María. Aunque físicamente son idénticas, las dos se diferencian porque la Rosa nunca dice la verdad y la María es incapaz de decir una mentida.

 

Un día, mientras los tres estaban en el salón de la casa, el abuelo preguntó a una de ellas si había pollo para cenar. La chica respondió susurrando unas palabras que el abuelo no llegó a entender. Entonces le preguntó a la otra hermana qué había dicho la primera, a lo que le respondió: “Ha dicho que no hay pollo.”

 
¿Puedes decir tú si había o no había pollo para cenar?
 

 
La solución esta escrita con tinta invisible, para verla pasa el ratón entre los asteriscos.
 
 

** Sí que hay pollo para cenar. **

     
   
 

 

© Pequelandia