P  U  B  L  I  C  I  D  A  D P  U  B  L  I  C  I  D  A  D
 
 
         
 
 
LOS BESOS DEL ZORRO
 
 
 
 

El zorro pensó en regalarle algunos besos a su esposa, para que ella se los pusiera cuando quisiera, se buscó una caja del tamaño de un elefante, la llenó de besos y la forró de papel regalo brillante


Como doña zorra no encontró nada a su interior, don zorro, le aclaró : - son trescientos sesenta y cinco besos grandísimos e invisibles, para que cada día del año te pongas uno, mi amor –

Entonces, doña zorra fué alcanzada por Cupido, botó el paraguas y la escoba con los que reprendió a su marido y sus pilatunas pasaron al olvido

 
 
 
 
 
Autor/a del cuento
© Jaime Eduardo Castellanos Villalba