P  U  B  L  I  C  I  D  A  D P  U  B  L  I  C  I  D  A  D
 
 
         
 
 
LA VARITA MÁGICA
 
 
 
Hace muchos, pero muchos años, había reyes, y muchos, sino todos, tenían hechicero a su servicio

por esa época, cuentan que una vez el sapo, apareció con la varita del mago Merlín, o bien, era el mago, sino que una bruja lo había convertido en sapo a través de un maleficio

quien fuera, con la varita desarrugaba pieles de cocodrilo,

quitaba disfraces de presidiario a las zebras,

reducía barrigas a hipopótamos y rinocerontes,

cambiaba de olor a los zorillos,

volvía serios a los tucanes,

daba la velocidad del sonido a gaviotas y tortugas

la lora le pidió un corazón mas grande que el de la jirafa.

el elefante menos panza y mas gracia en la danza

- puede pedirme usted cualquier cosa que yo se la daré -, dijo el sapo a la jirafa que no había pedido nada

- por favor señor sapo, regáleme la varita -, contestó la jirafa un tanto enojada

la jirafa levantó la varita, llenó de alegría el corazón de la lora, borró del diccionario la palabra vanidad,

entonces, magos, brujos y hechiceros dejaron de existir y de gobernar y volvieron todos a vivir en la realidad

salió Dios, feliz por la recuperación de la verdad , tomó la varita, la nombró “batuta” y desde esa vez, siempre que él la levanta; grillos, renacuajos, loros, aves, ranas y otros músicos, dan inicio a la sinfonía de la creación
 
 
 
 
 
Autor/a del cuento
© Jaime Eduardo Castellanos Villalba