P  U  B  L  I  C  I  D  A  D P  U  B  L  I  C  I  D  A  D
 
 
         
 
 
UNA CASITA MUY EXTRAÑA
 
 
 

Había una vez una casa donde siempre dos personas muy raras se asomaban por la ventana mirando lo que pasaba afuera de su casa, llegó un día que un niño llegó a jugar con su pelota a una cancha de basketball que estaba frente a esa casa, era vieja, fea y sin cuido… muy extraña.

 

El niño se fijó en ella y le dio mucha curiosidad por lo que había adentro de esa casa. El siguió jugando y llegaron las 6:30 de la noche y como la curiosidad era tan grande que fue hacia la casa, cuando los espíritus vieron al niño, desaparecieron de la ventana, el niño caminó y caminó, llegó a la casa y cuando iba a tocar la puerta, esta se abrió sola, al niño le pareció muy extraño y entró sin ningún temor, hasta que oyó un ruido muy extraño… eran pasos.

 

Llegó la noche y miró una luz muy extraña al otro extremo de las escaleras, subió y miró algo muy extraño y misterioso, era un cuadro con un triangulo en el centro, el cual brillaba como una estrella, él se durmió y sucedió que cuando se despertó, despertó en un cuarto de niño muy bonito y muy adornado, sucedía que esa casa era de una familia muy feliz que murieron en un robo, los niños quedaron vivos, pero de tristeza murieron; él ya dándose cuenta siguió sin miedo, se le aparecieron los niños y le pidieron ayuda, le pidieron que metiera al hombre que mató a sus padres a la cárcel, el niño teniendo muy buen corazón, los quiso ayudar, metieron al hombre a la cárcel gracias al niño.

 

La maldición se rompió y sucedió un milagro increíble, la familia recobró vida y vivieron felices para siempre.

 
 
 
 
Autor/a del cuento
©  Olange Nahin Sequeira Ferrufino