P  U  B  L  I  C  I  D  A  D P  U  B  L  I  C  I  D  A  D
 
 
         
 
 
PIPO Y LA BRUJA
 
 
 

Un buen día un niño que se llamaba Pipo salio a dar un paseo por el bosque pero de pronto se extravío y no sabía como regresar a casa.

Hasta que vio una extraña casa.

Y luego Pipo toco la puerta.

Luego una bruja salió y dijo :

Como te atreves a entrar a mi casa! Por esta causa te convertiré en araña!

Y lo convirtió en araña y Pipo se movía de un lado a otro.

Pipo dijo :

Hay noooo no se ni controlar ocho patas!

Una oruga que pasó por ahí se dijo:

Eso está muy mal Pipo siempre ah ayudado a todos los animales del bosque, esto debe saberlo el hada Carolina!

Entonces fue y hasta que al fin llegó le dijo al hada Carolina :

Carolina debes ver esto, la bruja Paquita ha convertido en araña a Pipo!!

Carolina dijo :

Esto esta muy mal debo hablar con ella ahora mismo!

Y Carolina fue y hablo con la bruja Paquita y le pregunto:

Porque has convertido a Pipo en araña?

Y la bruja Paquita dijo :

Es que estoy muy enojada porque mi esposo Neuron el ogro no regresa desde ayer!

Y luego agrego :

Si hacen que mi esposo Neuron el ogro regrese desconvertire a Pipo.

Entonces Pipo le dijo al hada Carolina :

Carolina como voy a hacer que el ogro Neuron regrese si no se conducir mis ocho patitas?

Entonces el hada Carolina agito su varita mágica sobre Pipo y el se fue a la playa donde estaba el ogro Neuron.

Entonces le digo al ogro Neuron :

Neuron tu esposa la bruja Paquita esta desesperada por ti! Porque no regresas?

Entones el ogro Neuron respondió :

Lo que pasa es que no puedo hacer amigos. Cada vez que le gruño a als ovejassalen diciendo : Beeeeee beee.

Pipo dijo :

Pues lo que pasa esque le gruñes a las ovejas debes solo sonreírles y invitarlas a jugar algo

Entonces el ogro Neuron hico exactamente lo que Pipo dijo.

Y si funciono.

Entonces regreso con su esposa la bruja Paquita y entonces la bruja lo volvió a convertir en niño.

Y todo hicieron una fiesta y todos acabaron felices.

 
 
 
 
 
 
Autor/a del cuento
© Bryan Owen Castillo Morales - 9 años