P  U  B  L  I  C  I  D  A  D P  U  B  L  I  C  I  D  A  D
 
 
         
 
 
CUENTO MEZCLADO
 
 
 
Personajes:
Blancanieves - Pinocho - Príncipe - Caperucita - Pulgarcito - Cenicienta - La bella Durmiente del Bosque
 
 
Cada año, en el mundo mágico de los cuentos fantásticos, se realizaba una convención que reunía a todas las estrellas importantes de los cuentos populares y tradicionales.

Cierta año, ya no recuerdo cual, porque fueron tantas las convenciones, sucedió lo impensado para todos, inclusive para los grandes artistas de los cuentos.

Ese día no lo olvidaremos jamás. Todo comenzó cuando…

Una carta de renuncia fue alcanzada al lugar de la convención. Claro que nadie entendía que pasaba, pero les aseguro que se produjo un gran descontrol en la convención de figuras de los cuentos fantásticos.

¿Quieren saber que pasaba? Resulta que Pinocho decidió dejar de ser un muñeco y salir de su cuento, cansado ya de ser de madera y aburrido de hacer cientos de años lo mismo.

Parte de la carta decía lo siguiente: “…Ya no resisto seguir en mi condición, deseo fervientemente disfrutar de otra manera. Por este motivo renuncio al mundo fantástico de los cuentos y me iré al mundo real, donde habitan los niños que me leen y seré uno más de ellos. Gracias por todo. Pinocho”…

La primera en llegar a la convención fue Blancanieves que al darse cuenta de la magnitud de la noticia decide apurar la llegada de otras figuras para impedir tal determinación de Pinocho.

Haciendo uso de un extraordinario celular, (el tiempo pasa pero las estrellas se modernizan), llama por teléfono a Cenicienta, quien en medio del camino decide apurar la reunión y avisa telefónicamente a Caperucita Roja y esta le avisa a La Bella Durmiente.

Una vez reunidas todas en la convención y con el ánimo exaltado por la noticia se pusieron de muy mal humor porque aún no estaban presentes Pulgarcito y el Príncipe.

Aunque el enojo duró poco y el descuido fue muy grande ya que, por su tamaño tan particular, nadie había notado que Pulgarcito ya estaba en el lugar.

Pero, no pasó lo mismo con el Príncipe… Minutos más tarde y con mucha presencia ingresaba el Príncipe con su espejo y muy preocupado en su imagen, lo que dejaba bien clarito que solo le interesaba la conquista de las damas de todos los cuentos aunque solo pertenecía a uno de ellos.

Claro que esta noticia que les relataba no era sabida por las damas presentes por lo que al enterarse, y dejando el tema de la reunión de lado, destrozaron al príncipe, que más que galán quedó para participar de cuentos de terror dada la furia de las señoritas cuyo corazón frágil y dulce fuera destrozado por el devorador de ilusiones.

Ese príncipe que parecía bueno y feliz terminó de ogro en todos los cuentos.

Aunque volviendo a lo más importante, en el momento más tenso de la pelea, se produjo un silencio abrupto y grande, ya que por la puerta principal del palacio central de la convención ingresó Pinocho, con una gran maleta y dispuesto a dejar de lado todo los años de ilusión en los niños que leyeron y leen su historia.

Aunque trataron de convencerlo, y les aseguro que intentaron de todo, nada hizo que Pinocho cambiara de idea y decidido se fue a la parada del colectivo especial, ese que lo llevaría hasta la termina en la cual se divide el reino fantástico con el real, para realizar ese tan ansiado viaje que siempre soñó pero que nunca había hecho, porque siempre alguien leía su cuento y no podía salir de él.

Claro que el colectivo nunca llegó porque Blancanieves era muy pero muy amiga del chofer y logró convencerlo de que no realice el recorrido ese día. Vaya a saber uno como Blancanieves hizo eso ya que nunca quiso revelarlo.

En tanto, todos espiaban a Pinocho, hasta que se les ocurrió una gran idea. Una de las estrellas se vestiría de niña y trataría de hacerle notar la tristeza por la que pasaba ya que cuando abrió el cuento no había historia que leer porque Pinocho no estaba en él.

Hecho todo esto, los personajes, menos quien se vistió de niña, le pidieron a Pinocho que recorra, mientras esperaba el colectivo, las calles de la ciudad real. En el momento que comenzaron a recorrer y rápidamente Pinocho se encontró con una niña muy triste, al punto de estar llorando. Pinocho intrigado por lo que sucedía trató de consolarla. Charla va y charla viene, la niña le reveló el motivo de su tristeza y logró convencer a Pinocho para que vuelva al mundo fantástico y no trate de vivir el mundo real.

Claro todo terminó en una gran fiesta, en la cual dejaron participar al príncipe, pero ya no como galán sino como mozo, ya que aun estaban enojadas por la actitud del Don Juan.

Ah… Nunca le revelaron a Pinocho la verdad, esa de que la niña que estaba triste no era una niña del mundo real sino una compañera de los cuentos. Claro que tampoco le mintieron nunca ya que Pinocho jamás pregunto sobre quien era esa niña.

Lo importante es que todos los niños podemos seguir disfrutando de los cuentos ya que hasta el momento no se han registrado casos nuevos de indisciplina en el mundo mágico.

 

Y colorín colorado este cuento se ha terminado.

 
 
 
 
 
Autor/a del cuento
©  Gustavo Caballero - 37 años