P  U  B  L  I  C  I  D  A  D P  U  B  L  I  C  I  D  A  D
 
 
         
 
 
 
 
 
Había una vez una princesita muy hermosa, a ella le encantaba ir al bosque   recoger florcitas de muchos colores  y observar las mariposas, para ella eso era lo mejor. La verdad es que en el bosque hay muchas flores y empiezan a llegar mariposas coloridas. Un día la princesa fue a buscar la  flor más  hermosa para su  madre porque era el día de ella, y se encontró con una mariposa que le dijo -¿ Que la trae por  aquí  – venia a buscar la flor más linda de este bosque – respondió la princesa -¿ me ayudas a buscarla?- -claro ¡vamos!
 
!- entonces la princesa y la mariposa caminaron y caminaron y al otro día se encontraron con una abejita que pregunto –¡hola! ¿qué andan buscando? –estamos buscando la flor más hermosa del bosque - ¿para que?- para mi madre este sábado es su día , ¿nos acompañas? -con mucho gusto- respondió.
 
Entonces las tres caminaron y caminaron hasta que vieron un arco iris muy colorido con una lluvia de a gotitas pero mojaba a lo loco entonces la princesita pregunto ¿alguna de ustedes sabe dónde estar calentitas y sin mojarnos?  - si - respondió la abejita  -vengan síganme, les mostraré un lugar donde podremos obtener todo eso - entonces la siguieron hasta que encontraron ese lugar.
 
Al aparecer  la Reina de las Hadas todas dejaron de reír, de hablar, de comer y beber y se dispusieron a  escuchar lo que tenía que decirles.
 
Era una casa de madera  con muchas cosas y ahí se quedaron 1 hora hasta que terminara de llover entonces se pusieron a tomar mate y a charlar,  y luego cuando terminó de llover salieron afuera y todo estaba lleno de flores hermosas.  Las tres asombradas corrieron hasta allí y la princesa recogió flores azules, rojas, amarillas y anaranjadas todas eran hermosas.
 
Luego fue a su casa, las puso en un florero y al otro día ni bien se levantó fue al dormitorio de su mamá y la despertó e insistió que fuera a la cocina y le pidió que cerrara sus ojos y a la cuenta de 3 los abriera 1-2  y 3 su mamá abrió los ojos y vio las flores,  se le llenaron los ojos de lágrimas y en sus labios una sonrisa de oro que para  la princesita fueron las gracias de la mamá.
 
COLORIN COLORADO ESTE CUENTO SE HA ACABADO.
 
 
 
Volver al menu cuentos.
 
 
Autor/a del cuento
© Mélani Aylén Aramburu Lenarduzzi