P  U  B  L  I  C  I  D  A  D P  U  B  L  I  C  I  D  A  D
 
 
         
 
 
EL ÁGUILA AGRADECIDA
 
 
 

Había una vez, un águila que se llamaba Flecha Dorada, pero todos la llamaban Flecha, bueno solo su familia, porque los demás la temían.

Un día, paseando por el campo le entro hambre. Volando, volando y volando, se encontró con un corderito pastando. Cuando ya se estaba relamiendo el pico, se oyó un disparo, cogió al pobre corderito y se fue volando.

 

El corderito le dijo:
-Oye,¿Si te ayudo, me dejaras libre?
-¡Oh! ¡Callate!
Flecha, ya mas nervioso que un árbol apunto de ser cortado, respondió:
-¡Esta bien! ¿Que vamos ha hacer?
-De momento, pararemos en esa montaña.

 
Cuando el corderito le explico su idea, solo se oía lo
siguiente: surrusu...cuchipu...gua...pinchipon...poniponi y corrofú.
-Bien, ¿Lo has entendido?
-Si, separarse, marear a los perros, ponerse delante de los cazadores y que los perros se abalancen sobre ellos mientras nosotros escapamos.
 

Y así lo hicieron y desde entonces todos llamaron al águila: El águila agradecida. Y se hicieron amigos para siempre.

 
 
 
Volver al menu cuentos.
 
 
Autor/a del cuento
© Laura de la Torre Roses  -  9 años