P  U  B  L  I  C  I  D  A  D P  U  B  L  I  C  I  D  A  D
 
 
 
 
 
 
LA LEONA
 
 
 
 
 

Los cazadores, armados de lanzas y de agudos venablos, se acercaban silenciosamente.

 

La leona, que estaba amamantando a sus hijitos, sintió el olor y advirtió en seguida el peligro.

 

Pero ya era demasiado tarde: los cazadores estaban ante ella, dispuestos a herirla.

 

A la vista de aquellas armas, la leona, aterrada, quiso escapar. Y de repente pensó que sus hijitos quedarían entonces a merced de los cazadores. Decidida a todo por defenderlos, bajó la mirada para no ver las amenazadoras puntas de aquellos hierros y, dando un salto desesperado, se lanzó sobre ellos, poniéndolos en fuga.

 

Su extraordinario coraje la salvó a ella y salvó a sus pequeñuelos. Porque nada hay imposible cuando el amor guía las acciones.

 
 
 
 
Volver al menu cuentos.